Browse By

El Oviedo empieza a ver la luz

Tres puntos vitales. El Real Oviedo vencía ante el Albacete por uno a dos. Gracias a Sangalli que empataba el encuentro y Borja Sánchez, los carbayones vuelven a respirar aire fresco. Javi Rozada puede estar muy orgulloso de sus jugadores que han sabido dar la vuelta al partido.

En estos momentos, el Oviedo está fuera del descenso en la décimo octava posición de la tabla con diez puntos. Las cosas se ven de otra manera en la casa azul. Felicidad por todos los costados. Sin embargo, queda una asignatura pendiente, el Carlos Tartiere. No dejarse puntos en casa es importante, no solo para la afición, sino para enganchar una senda de resultados positivos. ¿Llegará el Oviedo a ese punto ganando en casa? Ya lo iremos viendo. Está claro que ahora el estado de ánimo azul ha cambiado. Salimos de la oscuridad para comenzar a ver la luz al final del túnel.

El primer gol de la tarde llegaba gracias a la acción de un ex oviedista, Néstor Susaeta, que ponía un centro desde la banda derecha para que cabeceara Dani Ojeda en el minuto treinta y dos. Uno a cero para el Albacete. El Oviedo volvía a estar tocado y hundido, como siempre. Pero, el guión del partido cambiaría. Lo mejor estaba por llegar.

Saúl Berjón disputa un balón en el Carlos Belmonte. Foto: Juan Tabernero

Gran encuentro de Saúl Berjón

El diez oviedista estuvo a punto de marcar un gol olímpico. El balón finalmente pegaba en el palo. Un disparo muy ajustado del capitán. Gran trabajo de Berjón durante todo el encuentro, ya que se mostraba muy activo en ataque.

Hasta el minuto 75 no llegaría el comienzo de la remontada oviedista. Sangalli, con un gran movimiento, batía así al portero del Albacete. Una jugada con una calidad técnica exquisita. Uno a uno. No estaba nada mal. Los azules ganaban en confianza.

Como suele suceder en otras ocasiones, Champagne tenía mucho trabajo en la portería, pero sacaba manos milagrosas que impedían que el Albacete se pusiera por delante en el marcador. Brillante actuación del guardameta oviedista. Sin duda, es un seguro tenerlo bajo los palos.

Pasaban los minutos y Sangalli volvía a tener una gran ocasión con un potente disparo fuera del área, pero el balón era sacado por el guardameta local. Pero, en el minuto 89, llegaba Borja Sánchez con un golazo y a pase de Juanjo Nieto, marcaba el gol de la victoria. Golazo, golazo y golazo, de quitarse el sombrero.

Segunda victoria de la era Rozada

Rozada estaba muy contento y hablaba del carácter ganador del equipo. Parece que la mala racha en los minutos finales va llegando a su fin. Se consigue así la segunda victoria desde la llegada del joven entrenador al Real Oviedo. Es una gran recompensa en forma de tres puntos.

La próxima cita en el calendario oviedista llega el próximo domingo a las seis de la tarde para recibir al Girona en casa. Es muy importante ganar. La afición necesita una nueva alegría, pero esta vez en la capital del Principado. Con esta victoria ante el Albacete parece que todo se ve color de rosa, pero queda mucho fútbol en el Carlos Tartiere. ¡Vamos Oviedo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *